Dormir solito en mi cuarto y en mi cama, algunos consejos prácticos.

El paso de la cuna a la cama, y del cuarto de papa y mama al suyo propio, es a menudo un transito complicado, y angustioso para aquellos niños y padres que se fijan este objetivo como tal.
El fin de este escrito es intentar ayudar a estos niños y papis, que se animan a dar el paso, aportando algunas pautas prácticas a la hora de ponerse a trabajar para conseguirlo.

  • Debemos hacer atractiva la habitación de nuestros hijos: comprando unas sábanas y un edredón bonitos, pintándola de nuevo si es necesario, añadiendo cajones de juego con distintos contenidos, es decir uno con disfraces, otro con material de juego simbólico, otro con materiales de construcciones…y de ésta manera evitar que lo saque todo a la vez y luego sea incapaz de recogerlo. Pintarle un trocito de pared con pintura imantada y encima pintura de pizarra… Pondremos también una silla para nosotros para poder contarle cuentos, incluso podemos pegar una foto nuestra en la silla. Pon también una foto en su cama de él mismo. Añade en la habitación infantil una mesita pequeña, y dos sillitas, para poder hacer todos los días uno o dos talleres en ella, y juegos didácticos del tipo: puzzles, encajables, cuentos, mémori… Además añadiría también en la pared un pequeño espejo de cuerpo entero para que pueda mirarse y jugar, y una alfombrita.
  • Jugar todos los días un rato en su habitación, como mínimo 30min, ideal una hora, a juegos simbólicos, disfraces, teatros…, y talleres y juegos didácticos en su pequeña mesa.
  • Realizar todos los días las mismas rutinas (recomendamos leer escrito sobre “IMPORTANCIA DE LAS RUTINAS EN EL SUEÑO INFANTIL”)
  • No debemosmeternos en su cama a contar el cuento, si deseamos que al final de nuestro programa de objetivos, nuestro hijo acabe durmiéndose solito.
  • Nuestro primer objetivo es conseguir que no nos necesite dentro de su cama para dormirse solo, por lo que debo conseguir que se duerma estando sentada en una silla a su lado, contando uno o dos cuentos, escuchando música, mirando fotos… y luego simplemente consolándolo o acariciándolo de vez en cuando mientras aprende a dormirse en su camita acompañados, sobre todo al principio, de nosotros hasta que se duerma, para mas adelante, y de forma progresiva ir abandonando la habitación antes de que se quede profundamente dormido.
  • Si nuestro último objetivo es que poco a poco nuestro hijo aprenda a dormirse solo en su cama, sin la necesidad de que haya un adulto en su habitación en el momento de cerrar los ojos para dormir. Esto podemos conseguirlo poco a poco, diciéndole a nuestro hijo, cuando ya esté relajado, «como veo que estás estupendo, relajadito y mirando tu solito el cuento o jugando tranquilamente tapado con algún juguete, voy al cuarto de baño a lavarme los dientes o a recoger las toallas (o cualquier excusa que se nos ocurra), y ahora vuelvo a venir a darte un beso», no debemos tardar más de medio minuto o 15 segundos la primera vez para volver a su lado. Para generar en el niño, la seguridad de que siempre volvemos, y no aparezca ansiedad al ver que no volvemos aun. Poco a poco iremos abandonando su habitación de ésta manera, con diversas excusas, mas frecuentemente, y durante periodos más largos. Pero debemos volver siempre, y si cuando por fin por última vez volvemos y nuestro hijo se ha dormido ya, podemos poner un gomet en su manita, para que al día siguiente cuando se despierte pueda verlo y saber que volvimos a besarlo, y que hoy llevará ese gomet al cole para que su profe y sus compañeros del cole puedan felicitarlo también.
  • Cuando está en la cama no debemos decirle que está obligado a dormirse. Únicamente, le diremos que lo que queremos de él, es que permanezca tranquilito en la cama, jugando con algún peluche o juguete, o mirando un cuento o un álbum tapadito y relajado.
  • Para asegurarnos el éxito de nuestro programa, debemos intentar llevarlo a cabo durante un periodo vacacional, para poder descansar al día siguiente si hemos pasado una noche dura enseñando a dormir a nuestro hijo.


  • aroa carrasco

    Aroa Carrasco, pedagoga en Hada



    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies