Tras las aulas

Cada día, al empezar la jornada, la maestra lo primero que hace es valorar los conocimientos previos que tiene el alumno sobre el concepto o materia que se va a trabajar. Mediante la asamblea podemos valorar el grado de atención que necesita cada niño. Se dialoga con ellos, se les pregunta y se les hace participes, pero al mismo tiempo lo que estamos haciendo es personalizar la enseñanza.

Cada niño lleva un ritmo. En la escuela infantil de L’Eliana Hada cada niño es único y tiene unas características, no intentamos que todos sean iguales, sino que cada uno vaya descubriendo lo que le rodea por si mismo. Hay que estimularles, provocarles, inducirles, pero deben descubrirlo por si mismos, deben aprender a pensar y deben aprender a convivir.

Así trabajamos en la escuela infantil de L’Eliana Hada cada persona es única, totalmente diferente al resto y, a la vez, debe convivir con el resto en un ambiente de cooperación y respeto.

La organización del tiempo en nuestro primer ciclo es vital para su desarrollo como persona.
El primer ciclo

El primer ciclo de la educación infantil es la etapa más importante por la que tiene que pasar una persona a lo largo de toda su vida. El niño está construyendo, él mismo, los cimientos para formarse como persona, como individuo, con una serie de valores que asimilará para siempre.

Algunos de los objetivos que debe conseguir en esta etapa son: adquirir autonomía en necesidades fisiológicas básicas, adquirir hábitos, desarrollar las capacidades sensoriales y motrices, conocer su entorno próximo, adquirir el lenguaje básico, desarrollar la autoestima, tener confianza y seguridad en uno mismo, relacionarse y conocerse, explorar, manipular, observar y descubrir su medio, y muchísimos más de una larga lista.

Desde la escuela infantil de L’Eliana Hada queremos insistir en la importancia de esta etapa, el primer ciclo. Cuando entra un alumno en nuestro colegio, sea con 0, 1 o 2 años, automáticamente hay una programación “esperando” que le marcará unos objetivos, una metodología, un sistema de evaluación, unas actividades, en definitiva, todo un Proyecto Educativo. Pero también hay una maestra esperando y muchas más cosas: amigos, juegos, actividades, fiestas, festivales, días especiales, excursiones y, lo fundamental, mucha dedicación y cariño.

Las rutinas y hábitos como: el saludo a la entrada, la asamblea, las actividades del aula, el almuerzo, el control de esfínteres, el aseo personal, el descanso, la merienda y la despedida, consiguen, que el niño aprenda a convivir. Lo mismo ocurre con la organización del espacio. Aprenden que cada rincón del cole sirve para algo: el comedor, el lavabo, los pasillos, el patio, los diferentes espacios del aula y también del exterior del cole: la calle, su casa, el parque y más sitios.

El segundo ciclo

En la escuela infantil de L’Eliana Hada siempre hemos apostado por el segundo ciclo. Estamos convencidos de que toda la etapa de infantil debe ir muy unida. Es cierto que primer y segundo ciclo son muy diferentes, pero seguir la misma línea educativa es muy importante en el desarrollo del niño. El alumno debe llegar a primaria con los objetivos de la etapa perfectamente asimilados.

Hay que seguir trabajando la autonomía, los hábitos, las destrezas motrices, la creatividad, el decidir por si mismo, las relaciones con el entorno y con los demás y, además, toda una serie de nuevos conceptos tales como el inicio en la lectoescritura, el conocimiento del cuerpo y sus posibilidades de acción, ser capaz de regular su propia conducta, iniciarse en el lenguaje matemático y musical, conocer las culturas y tradiciones y empezar a profundizar en los valores.

El segundo ciclo es cuando el niño entra de manera real en el universo académico, pasa de ser bebé a ser niño, se trabaja mucho en el aula, hay deberes para casa, en definitiva, es cuando empieza el colegio.

Muchos profesionales de la educación  han reconocido la labor de la escuela infantil de L’Eliana Hada en segundo ciclo y la han valorado como excelente por diferentes motivos: la programación que impartimos, las maestras, las actividades, la ratio alumnos/aula, los proyectos innovadores, pero sobre todo por dos cosas, por la satisfacción de los niños y sus familias y por los resultados obtenidos al finalizar la etapa.

En la escuela infantil de L’Eliana Hada tenemos muy claro que el segundo ciclo no es la “sala de espera” de primaria, el segundo ciclo es ESCUELA, en mayúsculas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies