Cautela vs miedos reales, funcionalidad y supervivencia

Debemos establecer las diferencias entre lo que representaría un temor real que cumple una función de autoprotección, y que hemos decidido llamarle “TEMOR SANO”, de los miedos que habitualmente no suelen tener una base sólida, ni tener

porque representar una amenaza real, aquellos que nos paralizan y bloquean nuestros pensamientos, o que suponen un impedimento en nuestra vida cotidiana, a los que hemos llamado en este punto “MIEDOS PROBLEMÁTICOS”.

Hablamos de cautela o TEMOR SANO, cuando hablamos de temores sanos o miedos racionales, hacemos referencia a aquellas reacciones de cautela, e incluso en ocasiones de verdadero temor, ante situaciones o contextos en los que nuestro cuerpo responde de esta manera, porque representan un peligro o amenaza real. Pueden tratarse como una medida de protección o autoprotección que presenta nuestro cuerpo ante un miedo real.

Es por ello que no se debe educar a los niños sin ningún tipo de temor ante nada, puesto que existen situaciones y lugares donde es necesario para nuestra seguridad presentar algo de temor, y que nuestro cuerpo reaccione para probablemente protegernos de forma natural.

Algunas de estas situaciones podrían ser: la playa cuando hay bandera roja; o en el parque si un perro grande se nos acerca corriendo, enseñando los dientes, y en actitud amenazante; mostrar respeto y cautela a la hora de cruzar una calle repleta de coches…

MIEDO PROBLEMÁTICO: cuando hablamos de miedo problemático hacemos referencia a aquel miedo irracional que nos bloquea y paraliza. Suelen presentarse como reacciones exageradas ante situaciones u objetos, que no ciertamente tienen porque ser amenazantes como llantos, gritos, pataleos, estremecimiento, pulso muy acelerado, mareos… algunos de estas reacciones pueden presentarse en función del miedo o la fobia ante por ejemplo una pluma, una rana, un payaso, una mancha de pintura de dedos en el cuerpo o la ropa, un insecto, una jaula… y un sinfín de situaciones o cosas que pueden provocar en algunas personas, todas estas reacciones. Es sobre este tipo de miedo paralizante, shok, trauma, o miedo irracional sobre el que debemos de actuar de manera terapéutica para ayudar a los niños, tanto padres como educadores como terapeutas.

aroa carrasco

Aroa Carrasco, pedagoga en Hada



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies